Promotor de marca

¿Ha oído alguna vez que un buen profesor no es siempre el que tiene la mayor información, sino el que sabe conectar con sus alumnos para impartir esos conocimientos? En el mundo de las ventas comerciales ocurre algo parecido. Una empresa puede desarrollar y fabricar un gran producto, pero sus posibilidades de éxito se verán considerablemente reducidas si no cuenta con un plan de marketing eficaz y una fuerza de ventas fuerte.

Por ello, la mayoría de los ejecutivos de las empresas están siempre a la búsqueda de expertos con las habilidades personales necesarias para aumentar el volumen de ventas.


¿Qué es un promotor?

A la hora de captar nuevos consumidores y mantener a los clientes existentes, un representante de ventas refleja la imagen de la compañía. El objetivo principal de un promotor de marca es vender con éxito los productos o servicios de una empresa. Para ello, debe combinar un conocimiento adecuado del sector con fuertes cualidades y competencias personales.

Para determinar si una promoción de ventas tiene éxito, hay que fijarse en los ingresos mensuales que genera para la empresa. El proceso de trabajo de este profesional es cíclico: descubrir consumidores que buscan o necesitan un determinado producto o servicio, formalizar la venta y generar beneficios. Por cierto, se cree que un promotor competente es capaz de vender un producto a alguien que no lo necesita.

Funciones

  • Determinar los objetivos a corto, medio y largo plazo para desarrollar técnicas de venta comercial que aumenten los ingresos.
  • Para construir de forma constante la base de consumidores, hay que encontrar nuevos clientes sin dejar de lado a los ya existentes.
  • El promotor debe conocer bien el producto o servicio que promociona. Este conocimiento será esencial para resolver cualquier duda del consumidor y ensalzar los méritos y beneficios del producto.
  • Es fundamental conocer a su competencia y el sector en el que opera. Esto informará al promotor de las tendencias más recientes de los usuarios en su campo, así como de lo que otras empresas están haciendo para atraer clientes. En una cultura consumista como la nuestra, un estudio eficaz de las mejores empresas del mercado es fundamental para evitar quedarse anticuado.